fbpx

CORONAVIRUS (COVID-19) Y DEMENCIA

CORONAVIRUS (COVID-19), DEMENCIA Y RESIDENCIAS

Información para apoyar a residencias, cuidadores y personas con demencia durante la crisis por el coronavirus (COVID-19).

En medio de la pandemia del coronavirus (COVID-19), la información relativa a su impacto en personas con demencia, así como medidas de prevención, intervención y manejo, sigue siendo escasa. Por esta razón, se presenta a continuación una traducción del material original publicado por © Social Care Institute for Excellence (Reino Unido) con fines exclusivamente informativos.

Se trata de una guía rápida para cuidadores que apoyan a personas con demencia en residencias durante la pandemia de coronavirus (COVID-19). Se presentan cuatro situaciones clínicas que pueden ayudar a ilustrar algunos desafíos.

Comprender los síntomas del COVID-19

Ayudar a los residentes con confusión

Manejar las alteraciones de conducta

Apoyar a los residentes al final de la vida

Mensajes clave sobre la demencia en residencias en relación al coronavirus (COVID-19)

  • Un tercio de las personas con demencia en Inglaterra viven en residencias de ancianos.
  • Tres cuartas partes de los residentes de residencias tienen demencia.
  • Las personas con demencia pueden no comprender completamente la importancia y la necesidad del aislamiento.
  • Un cuidador que use equipo de protección individual (EPI) podría suponer una situación de miedo para una persona con demencia (por ejemplo, una máscara podría incluso traer imágenes negativas de tiempos de guerra).
  • La comunicación puede ser un desafío y los médicos pueden tener que depender de los signos clínicos en lugar de los síntomas de COVID-19.
  • El delirio es mucho más común en personas con demencia: puede ser angustiante y causar un comportamiento desafiante.

Comprender los síntomas del COVID-19

Los síntomas más comunes de COVID-19 son tos, fiebre y disnea. Sin embargo, algunas personas mayores presentan síntomas que son diferentes. Las personas con demencia pueden tener desafíos en la comunicación, lo que significa que decir que tienen calor, por ejemplo, puede no ser sencillo. Los cuidadores deben buscar signos en lugar de los síntomas de COVID-19. Los signos son cosas que los médicos y los clínicos observan; Los síntomas son cosas de las que la gente se queja, como un dolor de cabeza.

Ejemplo práctico: Sra. Patel
La Sra. Patel tiene 83 años, ha tenido la enfermedad de Alzheimer durante cuatro años y vive en la residencia desde hace 18 meses. Tiene diabetes e insuficiencia cardíaca y es bastante frágil. Su esposo solía visitarla todos los días, pero tuvo que dejar de ir a verla porque otros residentes tienen COVID-19. El Sr. Patel se dio cuenta durante sus llamadas telefónicas y las llamadas de Skype (que organizó su nieta), que su esposa no es la de siempre, se agita y se distrae fácilmente. Ella no se queja, está durmiendo bien pero no tiene apetito y ha tenido diarrea. El personal de atención se pregunta si un sedante suave podría ayudar. Un auxiliar le toma la temperatura y encuentra que es 38.6 °.

Como cuidador/a, tú eres quien mejor conoce al residente, y el cambio que podría indicar que tiene COVID-19 puede ser tan sutil como que la persona simplemente “no es ella misma”. Es como reconocer que alguien con demencia puede estar sufriendo al observar su comportamiento. Para situaciones como el ejemplo anterior, se debe realizar una evaluación clínica antes de cualquier consideración de administrar un medicamento sedante.

A veces, las personas con demencia pueden estar molestas por ser atendidas por alguien que usa EPI. Aquí hay algunas cosas que puedes hacer para aliviar el estrés:

    • Lleva tu nombre y una fotografía de tu cara visibles sobre tu ropa.
    • Dibuja una cara sonriente y/o flores sobre tu EPI.
    • Usa un tono de voz y un lenguaje corporal abierto para demostrar calidez.
    • Dibuja o use palabras escritas para comunicarte cuando sea apropiado.
    • Explica por qué estás tomando una muestra; es posible que deba repetirlas.
    • Reproduce la música favorita de la persona para ayudar a relajarse.
    • Asegúrate de que la persona está usando los audífonos y las gafas y funcionan correctamente.

Ayudar a los residentes con confusión

La confusión es común en las personas mayores. El término médico “delirio” describe episodios de confusión causados por una enfermedad física como una infección en el pecho o una infección del tracto urinario. Lo que sucede es que la infección altera el funcionamiento normal del cerebro y puede causar síntomas como pérdida de memoria, falta de atención, agitación y, a veces, alucinaciones visuales (ver cosas). La confusión aparece rápidamente (a veces llamada confusión aguda), y las personas con demencia tienen 30 veces más probabilidades de experimentarla.

Ejemplo práctico: Sr. Wang
El Sr. Wang tiene 73 años y recientemente ingresó en su residencia porque su esposa y su familia sienten que no pueden cuidarlo en su hogar y necesitan un poco de apoyo adicional. Tiene la enfermedad de Alzheimer desde hace cinco años. Se instaló en la residencia y saluda a su familia cuando se van después de la visita. Se ha hecho amigo de otro caballero chino en la residencia. Una mañana, su cuidador se da cuenta de que el Sr. Wang está particularmente cansado y lee en los informes del personal nocturno que el Sr. Wang ha estado despierto durante tres horas la noche anterior, paseando por la residencia buscando su habitación. Él ha estado yendo a las habitaciones de otras personas y llevando su ropa de regreso a su habitación y doblándola repetidamente.

La Sra. Wang visita más tarde ese día y está molesta porque él no la reconoció; le habían dicho que este podría ser uno de los síntomas de la demencia, pero esta es la primera vez que sucede. Ha notado durante los últimos días que cuando él ha estado en el baño hay un poco más de olor que de costumbre en su orina. Al día siguiente, se agita mucho más y llaman a sus hijos para ayudarlo a calmarse. Su médico de cabecera le receta algunos antibióticos y durante la siguiente semana vuelve a su estado normal. El personal le pregunta a la familia sobre su obsesión con la ropa. La familia dice que era dueño de tres tiendas de limpieza en seco y que había trabajado en el negocio de la confección toda su vida. El personal de atención ofrece al Sr. Wang que lo ayude a organizar la ropa de cama y las sábanas en la residencia.

Las infecciones pueden presentarse de diferentes maneras en las personas mayores, y las infecciones de orina son comunes, particularmente si las personas se deshidratan. Usar herramientas como la “historia de vida” ayuda a conocer la historia de una persona y puede ayudar a los cuidadores a comprender los comportamientos. La confusión en personas con demencia y COVID-19 puede prolongarse y los síntomas pueden ser más graves.

Manejar las alteraciones de conducta

No es raro que las personas con demencia que viven en residencias presenten alteraciones de conducta. Esto puede dar lugar a una solicitud de prescripción de medicamentos antipsicóticos o sedantes para “controlar” el comportamiento.

Ejemplo práctico: Mr. Smith
Smith tiene 69 años, tiene demencia frontal y vive en su residencia desde hace un año, ya que su pareja no pudo cubrir sus necesidades de cuidado en el domicilio. Smith no aprecia que haya un problema, y ​​dice que no entiende por qué no puede salir como siempre lo ha hecho. Se agita cuando intenta salir de la residencia y el personal le dice que tiene que quedarse ahí. Nunca ha sido agresivo, pero levantó los puños al personal cuando le impidieron abrir la puerta principal. Recientemente estuvo en el hospital con una infección en el pecho y dio positivo por COVID-19. La residencia se pone en contacto con el médico de cabecera y le pide que le recete un antipsicótico para controlar su comportamiento. Smith está incapacitado judicialmente.

La residencia recibe asesoramiento del equipo de salud mental de la comunidad local. Como parte de la discusión con el compañero del Sr. Smith (quien ha tenido el coronavirus, ahora está recuperado y no presenta síntomas), la residencia acordó que puede visitar y sentarse en el jardín a una distancia de 2 metros. A través de conversaciones con su compañero por teléfono y en el jardín, el Sr. Smith comienza a comprender la necesidad de aislamiento, por eso la puerta principal de la casa está cerrada. El personal colocó imágenes visuales en la puerta principal para recordarle al Sr. Smith que no saliera. Se angustia menos y no necesita medicación antipsicótica.

Para las personas con demencia resulta clave disponer de un plan de atención personalizado para manejar los trastornos del comportamiento. A menudo, un enfoque centrado en la persona puede ayudar a reducir dichos trastornos de conducta. Se deben probar alternativas a los medicamentos y las sujeciones antes de prescribirlos. Es recomendable buscar asesoramiento especializado si se considera la medicación.

Apoyar a los residentes al final de la vida

La muerte de un residente siempre es un momento complicado emocionalmente para los profesionales de atención y, durante la crisis de COVID-19, es probable que esta situación ocurra con más frecuencia. Un residente podría haber vivido en el centro durante algunos años y el personal lo ve como un miembro de su propia familia. El fallecimiento de los residentes puede ser particularmente difícil con la restricción de visitas de familiares y parientes.

Ejemplo práctico: Mr. Jones
La Sra. Jones tiene 87 años, tiene diagnóstico de demencia mixta, enfermedad de Alzheimer y la demencia vascular, y vive en la residencia desde hace cinco años. Se la reconoce en los últimos días de su vida y tiene registrado un testamento vital, que indica que no desea la reanimación cardiopulmonar. Tiene síntomas de COVID-19, pero no se le han realizado pruebas. Tiene dificultad para respirar y parece angustiada. Jones, que ha estado casado con su esposa durante 68 años, tiene 89 años, se encuentra bastante bien y, hasta hace unas semanas, la visitaba todos los días. Ha recibido el apoyo de la Sociedad de Alzheimer y está en contacto regular con su asesor de demencia.

La Sra. Jones se encuentra en la zona de atención al final de la vida y se le ha recetado hioscina y sulfato de morfina. El Sr. Jones recibió un equipo de protección individual (EPI) y, por lo tanto, puede sentarse al lado de su esposa y acompañarla durante las últimas horas de su vida. Él sostenía su mano cuando ella murió.

La atención al final de la vida debe ser personalizada. Los síntomas de la muerte de una persona con demencia son los mismos que para las personas sin demencia. Un plan de atención personalizado permitió al Sr. Jones poder estar con su esposa cuando ella murió. Las voluntades anticipadas y el testamento vital pueden indicar los deseos de una persona al final de su vida.

La información aquí presentada es una traducción del material original publicado por © Social Care Institute for Excellence (Reino Unido), tiene un carácter únicamente informativo y puede consultarse en su página web https://www.scie.org.uk/care-providers/coronavirus-covid-19/dementia/care-homes#behaviour

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
error: ¡El contenido está protegido!