lenguaje centrado en la persona

Gran parte del lenguaje que usamos necesita repensarse porque, involuntariamente, degrada a las personas contribuyendo a un sentido jerárquico de “nosotros y ellos” o a una cultura institucional deshumanizante en lugar de una comunidad con respeto a sus miembros.

Muchas palabras no pretenden ser insultos, solo pretenden ofrecernos una información diagnóstica, para anticiparnos de las necesidades que esa persona podrá necesitar. Sin embargo, las palabras en muchas ocasiones acaban convirtiéndose en etiquetas que, lejos de apoyar a la persona, la definen por sus carencias en lugar de por sus capacidades. En este sentido, quienes venimos de un pasado donde aceptábamos palabras como “enfermo” necesitamos ayuda para mejorar nuestros cerebros “institucionalizados”. Todavía nos queda mucho por hacer.

La idea del lenguaje centrado en la persona es reconocer y respetar a las personas que necesitan cuidados y apoyos a largo plazo como individuos únicos. Al usar el lenguaje centrado en la persona aprendes cosas tan simples como transformar frases cotidianas para poner a la persona primero y en segundo lugar, a la característica. Por ejemplo, “un residente en silla de ruedas”, por ejemplo, se convierte en “una persona que usa una silla de ruedas para la movilidad “, y “un asistido” se convierte en “alguien que necesita ayuda para realizar las actividades de la vida diaria”.

Leer: Demencia: los beneficios de las rutinas

El lenguaje de los cuidados a largo plazo nos pertenece a todos, no sólo a “nosotros” los profesionales que trabajamos en este campo, sino, a las personas mayores, a las personas con diferentes capacidades que requieren servicios de atención y apoyo a largo plazo, a las familias y a la sociedad en general.

La tarea más urgente a la que nos enfrentamos puede ser acordar qué palabras antiguas y “erróneas” debemos desechar. Encontrar esas palabras sustitutas debería ser una tarea fácil. Después de todo, es solo una cuestión de elegir palabras que sean precisas y respetuosas, y los diccionarios están llenos de buenas palabras.

A continuación puedes encontrar algunas ideas para empezar el camino de transformar el lenguaje para, a través de él, empoderar a las personas.

Palabra obsoleta Alternativa
“módulo”… “unidad”..” Hogar, calle, barrio
Instalación, institución, hogar de ancianos, asilo, residencia Hogar, casa, centro de vida, entorno de vida
Instalación de 100 camas 100 personas viven en esta casa
Personas Palabra obsoleta Alternativa
Cariño, cielo, chicos/as, abuelos/as Nombre de la persona, Don, Doña, Señor, Señora…
Ancianos Personas mayores, adultos mayores, individuos
Residentes identificados por diagnóstico (la mujer que tiene Alzheimer…) Su nombre (¡apréndetelo!)
Errante Persona a la que le gusta caminar
Discapacitado/dependiente Persona que necesita apoyo/ Cuáles son sus habilidades
Dependiente para el baño Necesita ayuda en el baño
Nuevo ingreso Alguien le ofreció un hogar aquí, Nuevo Vecino
Demente Persona con deterioro cognitivo
Paciente Persona, individuo, persona mayor, vecino, residente
Enfermo de Alzheimer Persona con Alzheimer
“víctima de . . .” o “sufre de …” “tiene . . .” o con . . .”
Diabético Persona que tiene diabetes (o cualquier condición)
Residentes problemáticos, problemas de comportamiento Persona con síntomas conductuales
Encamado Usa la cama la mayor parte del tiempo
Nuestros mayores Las personas mayores
Cosas Terapia, actividades Ocupaciones significativas
  Alimentación texturizada Comida picada
  Babero Protector de ropa
  Pañal Empapador, calzoncillo desechable, prenda de incontinencia
  Bata de hospital Pijama, camisón
Acciones Llevar, transportar Apoyar, acompañar
  Ingresar , adminir Mudarse, trasladarse
  Deambulación, errante, vagabundeo Caminar, pasear
  Se escapó, se fugó Salió del edificio, salió sin acompañamiento, salió a dar un paseo
  Permitir Ayudar, facilitar, animar a hacer
  Agitado, agresivo Activo, comunicando angustia
  Se queja, reclama Dice, pide, expresa una necesidad
Actitudes Problemas del residente Fortalezas, capacidades de la persona
  No sabía que mi residente pudiera hacer eso Me encanta cuando ella/él hace eso
  Problema Desafío/oportunidad
  Necesitas… ¿Te gustaría…?
  Siéntate, te caerás. ¡Caminemos!
  Traigo la bandeja de la cena Es la hora de cenar / la cena está lista
  Ese no es mi trabajo Yo me encargaré de eso
  No se puede escapar Quizás quiere salir afuera

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
error: ¡El contenido está protegido!
Ir arriba