fbpx
cuidadores cuidadora alzheimer

Cuidadores: 8 consejos valiosos para ti

Cuidadores: cuando la prioridad eres tú.

Quizás hayas comenzando recientemente tu experiencia como cuidador, o tal vez llevas en este rol mucho tiempo. De cualquier forma, el cuidado es una gran responsabilidad que puede ser muy gratificante, aunque puede pasar factura.

A continuación comparto contigo 10 consejos para cuidadores que pueden ayudarte a enriquecer tu experiencia y permitirte ofrecer la mejor atención posible a tu familiar.

1. Aprende a comunicarte de manera efectiva

La comunicación es clave, tanto con tu ser querido como con su equipo médico. Si estás cuidando a un familiar con una enfermedad como la demencia, es probable que tengas que mantener cierto contacto con un equipo médico. Aprender a comunicarte con estos médicos es esencial como cuidador. Esto te ayudará a comprender lo que necesitas ofrecer a tu familiar, cómo puedes ayudarlo con tus cuidados e incluso te permitirá tomar decisiones por él si es necesario.

Además de con los médicos, aprender a comunicarte con tu ser familiar también es increíblemente importante. Quizás habéis perdido el contacto con el declive de sus habilidades verbales, o simplemente no encontráis las palabras correctas con las que conectar. Tal vez ahora necesites más que nunca confiar en los gestos para comunicarte con tu familiar de manera efectiva. Solo sé paciente con él y date cuenta de que lo está haciendo lo mejor que puede, igual que tú.

2. Cuida de TI

Encontrar tiempo para el autocuidado puede ser difícil, especialmente cuando se convierte en tu prioridad poner a la persona que estás cuidando por encima de todo.

Esto podría significar pensar en ti todos los días, asegurarte de ver a tu médico periódicamente y reducir el estrés personal. El cuidado tiene un costo para los cuidadores, pero es importante asegurarse de que tu salud mental y física sean prioridades: no podrás cuidar a tu familiar si no cuidas tu salud.

Estas son algunos consejos que cuidadores a los que acompaño online se dan a sí mismos, y a los demás:

“Date permiso para pedir un descanso. Necesitamos cuidarnos a nosotros mismos para cuidar a alguien más. Pedí la ayuda de mi familia. Nunca obligues a alguien a ser un cuidador, eso solo genera resentimiento “.

Arturo. M. (Cuidador. Madrid, España)

“Asegúrate de tomarte el tiempo para encontrar alegría todos los días. Haz algo por ti mismo. Encuentra una manera de alimentar tu mente, cuerpo y alma cada día. Date un paseo. Escucha la música que te hace disfrutar. Mantén a las personas cercanas que te apoyan ”.

Guadalupe (Cuidadora, México)

“¡Descansa y alimenta tu cuerpo! Si no te cuidas, no puedes cuidar a tu ser querido. Cuando la gente pregunta si pueden ayudar, acepta su ayuda. Está bien no hacerlo todo tu misma. Tu ser querido querrá que te cuides también “.

Juana (Cuidadora. Galicia, España)

 

3. Reconoce las limitaciones de tu familiar

Tu familiar puede tener dificultades con las actividades que solía encontrar agradables o que podía realizar por su cuenta. Por ejemplo, es posible que ya no pueda vestirse o usar el baño. Quizás necesite apoyo para bañarse. No importa la tarea, es importante comprender estas limitaciones y seguir tratándole como la persona que es, no como un enfermo o un paciente.

Incluso si no es consciente de las tareas que realizas para él o solo puede reconocerte cuando tocas su mano, debes saber que, incluso con sus limitaciones, siguen siendo la persona que siempre ha sido, la que te quiere y a la que quieres.

“Aprecia los cuerpos que estás cuidando, incluso si la persona que amas ya no es consciente del mundo que le rodea. Sigue siendo el cuerpo de las personas que amas y creo que algún día te lo agradecerá ”.

María Elena (Cuidadora, México)

 

4. Acepta ayuda de tu entorno, familia y amigos

Cuando tus amigos, familiares o entorno te ofrecen apoyo, ¡no dudes en aceptarlo! Ser un cuidador es una tarea inmensa e increíblemente complicada, y muchas veces imposible de abordar solo. Una preocupación común para los cuidadores es que sienten que son una carga para los demás cuando piden ayuda, ¡pero eso es lo contrario!

“Cuando las personas se ofrecen a ayudarte, se sincera y acepta su apoyo. Un cuidador necesita tiempo para alejarse unas pocas horas. Cuando mi mamá estaba en un centro de cuidados paliativos, la enfermera nos dijo a toda la familia que debíamos pensar quién estaría con ella en el momento de su fallecimiento, por lo que si cualquiera de nosotros se ausentaba brevemente para tomar un respiro y regresaba después de su fallecimiento, no se sintiera culpable por no haber estado allí. Fue de gran ayuda recibir esa información, porque era lo que estaba destinado a ocurrir.”

Rosa (Cuidadora, Argentina)

 

5. Se realista

Es importante, tanto como nuevo cuidador como experimentado, ser realista sobre lo que tu familiar está experimentando, ya sea una enfermedad como el Alzheimer o el proceso de envejecimiento.

Permitirse hacer frente a los sentimientos de tristeza es esencial, y no tengas miedo de consultar a un profesional para obtener ayuda si la necesitas.

6. Aprende a proporcionar cuidado físico adecuado

Ser un cuidador es físicamente exigente, especialmente si tu familiar tiene problemas de movilidad. Aprender la forma correcta de levantar, alimentar y ofrecer otras formas de cuidado a tu familiar es una parte importante del proceso de cuidado. Conocer la forma correcta de hacer los métodos de cuidado te ayudará a minimizar el riesgo de lesiones.

7. Mantén la conexión con el mundo exterior

Cuando te conviertes en cuidador, es fácil que tus nuevas responsabilidades se apoderen por completo de tu mundo. Cuando esto sucede, puedes sentirte aislado, lo que podría provocar que los síntomas de la depresión se vuelvan más frecuentes en tu vida.

No permitas que esto suceda, tómate un tiempo para mantenerte conectado con el mundo exterior (familia, amigos, colegas) y habla sobre algo más que tus responsabilidades como cuidador. Recuerda, cuidarte a ti mismo también es importante para el cuidado de tu familiar.

8. Organízate

Considera todos los documentos legales, obligaciones financieras y preferencias de atención, y asegúrate de hablar con tu familiar sobre ellos. Puede parecer una conversación difícil al principio, pero luego te lo agradecerás.

Es útil tener estas cosas en orden más temprano que tarde, de modo que si surge la cuestión de un testamento, pagar una residencia o si contratar o no un cuidador a tiempo completo, podrás obtener la información rápidamente sin preocuparte por dónde encontrarla o cómo acceder a ella.

Espero que estos consejos te sean de utilidad.

Recuerda que, como otros cuidadores, puedes recibir mi acompañamiento profesional online, estés donde estés.

Crearemos un espacio único donde trabajaremos mano a mano para encontrar la serenidad, desarrollar nuevas habilidades y adaptarte a esta etapa como cuidador o cuidadora. Selecciona la modalidad (email o videoconferencia) y decide cuándo comenzamos.

 

Deja tus comentarios

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
error: ¡El contenido está protegido!