fbpx
demencia comunicacion

7 Cosas que no debes decir a una Persona con Demencia

Qué no decir a una persona con demencia

Cuando no elegimos las palabras adecuadas para hablar a una persona con demencia, estamos generando para ella una situación tan dolorosa como frustrante. Aquí vemos algunas preguntas y palabras que debemos evitar utilizar.

Para una persona con demencia, el lenguaje y la comunicación pueden volverse más difíciles con el tiempo.

Cómo y cuándo se desarrollen los problemas del lenguaje dependerá de cada persona, así como del tipo de demencia y la etapa en la que se encuentra. Si bien la persona que vive con demencia puede tener problemas para recordar o encontrar la palabra correcta, las palabras que usan otras personas también son importantes.

La buena comunicación puede ser clave para ayudar a alguien a vivir bien con la demencia. Estas son algunas de las preguntas y palabras que debemos evitar en la conversación.

7 cosas que no debes decirle a una persona con demencia

1. ‘¿Recuerdas cuando …?’

Si bien puede ser tentador tratar de refrescar el recuerdo de alguien que vive con demencia, este tipo de preguntas a menudo es un recordatorio de que la memoria ya no es capaz de funcionar como lo hacía antes. Esta puede ser una experiencia frustrante o dolorosa, y tampoco hay evidencia de que entrenar el cerebro de esta manera ayude a alguien a conservar los recuerdos. Eso no quiere decir que debas evitar hablar sobre el pasado, pero es mejor dirigir la conversación y permitir que la persona pueda participar.

Intenta esto en su lugar:

En lugar de hacer una pregunta, intenta empezar con “Recuerdo cuando …”. De esa manera, la persona puede buscar en su memoria con calma sin sentirse avergonzado, y luego unirse a la conversación si lo desea.

2. “Te lo acabo de decir”

Tener que responder la misma pregunta varias veces puede ser frustrante, pero tenemos que asumir que esto es así cuando acompañamos a una persona con demencia. Es poco beneficioso transmitirle tu frustración a la persona con demencia, y decirle “te lo acabo de decir”, pues esto solo le recuerda a la persona su condición.

Intenta esto en su lugar:

Trata de ser cortés y lo más paciente posible. Es importante que una persona con demencia sienta que está siendo escuchada y entendida.

3. ‘Tu hermano murió hace 10 años’

Una persona que con demencia puede olvidarse de un duelo pasado o preguntar por alguien que falleció. Pero recordarles la muerte de un ser querido puede ser doloroso, incluso hacer que revivan el dolor que ya han experimentado. La forma en que los cuidadores deben responder a esto puede variar según las diferentes circunstancias, pero siempre es bueno mostrar sensibilidad.

Intenta esto en su lugar:

Puede ser mejor encontrar otra razón para la ausencia de alguien, mientras que en otras ocasiones es apropiado un recordatorio amable. En las etapas posteriores de la demencia, es poco probable que funcione tratar de recordarles que la persona ha muerto y es mejor evitarlo.

CURSO DOLL THERAPY EN DEMENCIAS Madrid & Barcelona | Octubre de 2019

4. ‘¿Qué hiciste esta mañana?’

Evita hacer muchas preguntas abiertas, ya que podría ser estresante para una persona con demencia si no puede recordar la respuesta. Si bien puede parecer cortés preguntarle a alguien sobre su día, es mejor centrarse en lo que está sucediendo en el presente. También es importante que las personas con demencia continúen tomando decisiones personales, pero definir las opciones podría ser una técnica útil.

Intenta esto en su lugar:

En lugar de “¿qué te gustaría tomar?”, Podrías preguntar “¿quieres zumo o café?” O simplemente, “¿quieres un café?”.

5. ‘¿Sabes quién soy?’

Puede ser angustiante cuando alguien con demencia no te reconoce, pero recuerda que el sentimiento es mutuo. Preguntarle a la persona si sabe quién eres puede hacer que se sienta culpable si no lo recuerda, u ofendido si lo sabe.

Intenta esto en su lugar:

La forma en que saludas a una persona con demencia puede cambiar según la etapa de la enfermedad: juzga por ti misma, pero se amigable. Un cálido saludo podría ser suficiente, o puede ser útil decir su nombre.

6. “Vamos a tomar un café ahora, luego podemos dar un paseo y vamos después al mercado que tanto te gusta a comprar el pan”.

Las frases largas y complejas pueden ser difíciles de comprender para una persona con demencia. Es difícil procesar varias ideas a la vez, ya que las capacidades cognitivas se ralentizan, por lo que es mejor dar información o instrucciones paso a paso.

Intenta esto en su lugar:

Usa frases cortas y simples siempre que sea posible. Evita hablar en ambientes ruidosos y espera hasta tener toda la atención de la persona antes de comenzar una conversación.

7. “¿Necesitas ayuda con eso, amor?”

Palabras como “amor”, “cariño” y “querido” pueden ser condescendientes para las personas con demencia. Esto a veces se conoce como “elderspeak” y puede hacer que las personas mayores se sientan infantilizadas.

Intenta esto en su lugar:

Recuerda siempre a la persona que hay detrás de la etiqueta de la demencia, llámala por su nombre tan a menudo como sea apropiado. Esto ayuda a mantener intacta su dignidad y también ayuda a la concentración.

 

 

Deja tus comentarios

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies