deterioro cognitivo

Cuando llega el deterioro cognitivo 

¿Estamos todos condenados a sufrir deterioro cognitivo si envejecemos lo suficiente? ¿Olvidar el plátano que querías sacar de la nevera es el primer síntoma de una demencia inminente? ¿Tener dificultades para recordar el nombre del presentador en la televisión realmente dice algo sobre nuestra salud cognitiva? 

Hay buenas noticias y malas noticias. La mala noticia: la mayoría de nosotros sufriremos un deterioro cognitivo relacionado con la edad a medida que envejecemos. La buena noticia es que la mayoría de nosotros podemos vivir felices con esta condición.

La longevidad tiene un costo. Nuestros músculos se aflojan, nuestro esqueleto se dobla, nuestro metabolismo cambia. Es por eso que a los 65 años no podemos correr tan rápido como lo hacíamos cuando teníamos veinte años.

Desafortunadamente, el envejecimiento también afecta a nuestro cerebro. Cada década perdemos del 2 al 3% de nuestra masa cerebral, a partir de los 50 años. Los infartos microscópicos degeneran lentamente las neuronas, un proceso que es inevitable. Cuando se trata del cerebro, la materia es función.

¿Qué se deteriora?

Por lo general, a medida que envejecemos, nos resulta más difícil ignorar el ruido, concentrarnos en leer un artículo extenso o mantenernos alerta sin una siesta por la tarde. Se necesita más tiempo para seguir instrucciones complejas o aprender a utilizar un dispositivo nuevo. Los investigadores están de acuerdo en que estos son principalmente cambios en nuestra capacidad de atención: la capacidad humana única de concentrarse en los objetivos e ignorar los distractores.

Otras quejas comunes incluyen experimentar lentitud de pensamiento o problemas para resolver ejercicios aritméticos simples. Tenemos más casos en los que las palabras están en la punta de la lengua, pero no podemos sacarlas porque recuperar nombres de nuestras reservas de información lleva más tiempo. La memoria a corto plazo se disipa a medida que ver o escuchar deja menos marcas en nuestra memoria. Para nuestra sorpresa, ver una película puede ser tan divertido una segunda vez como lo fue la primera.

El deterioro cognitivo no es del todo malo

Con todo lo dicho, incluso a pesar del deterioro cognitivo, nuestros años dorados pueden ser los mejores. Nuestro poder de observación se vuelve más profundo, el aprendizaje es más enriquecedor y pasar tiempo con la familia es más gratificante.

NUESTROS AÑOS DORADOS PUEDEN SER EL MEJOR DE LOS TIEMPOS

Es importante recordar que el Alzheimer es una desviación del envejecimiento normal, es una enfermedad. Es una condición progresiva, que muerde pieza tras pieza de nuestra calidad de vida.

La enfermedad de Alzheimer conlleva un cambio importante en la función y no una mera disminución de la atención o la memoria. Todos olvidamos las cosas hasta cierto punto, pero solo una pequeña fracción de nosotros no podrá cuidar a nuestros nietos, encontrar el camino a casa o recordar una fiesta para un amigo que sucedió ayer.

Todavía no existe cura para el Alzheimer. Los científicos trabajan constantemente para encontrar una solución, fallando una y otra vez, ya que no dejan piedra sin remover en la búsqueda de una cura.

La frustración lleva a tomar nuevas direcciones y ahora se cree que la prevención de la enfermedad de Alzheimer puede producir los mejores resultados. Llevar un estilo de vida saludable (comer alimentos saludables, hacer ejercicio con regularidad, mantener una vida social) puede reducir significativamente los riesgos de desarrollar la enfermedad de Alzheimer.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
error: ¡El contenido está protegido!
Ir arriba