ictus café

El ictus o accidente cerebro vascular (ACV) y la demencia son problemas de salud graves que generan cargas socioeconómicas y de salud importantes en todo el mundo. Muchos estudios han informado de la implicación del café y el té en la causa de accidentes cerebrovasculares y demencia. Sin embargo, no se comprende bien la asociación entre el consumo de café y té y el riesgo de ictus, demencia y demencia posterior a un ACV.

Recientemente, un grupo de investigadores de la Universidad Médica de Tianjin investigó el impacto del café y el té por separado y en combinación sobre el riesgo de accidente cerebrovascular y demencia.

 

Sobre el estudio

El actual estudio de cohorte prospectivo incluyó a 365.682 participantes del Biobanco del Reino Unido que tenían entre 50 y 74 años. Los participantes se unieron al estudio de 2006 a 2010 y fueron seguidos hasta el 2020.

Se utilizaron modelos de riesgos proporcionales de Cox para estimar las asociaciones entre el consumo de café / té y las tasas de ictus y demencia después de ajustar por edad, sexo, etnia, ingresos, calificación, índice de masa corporal (IMC), consumo de alcohol y tabaquismo, actividad física, hábitos dietéticos, lipoproteínas de alta y baja densidad (HDL y LDL), consumo de bebidas azucaradas, antecedentes de cáncer, diabetes, enfermedad arterial cardiovascular (EAC) e hipertensión.

Resultados clave

El consumo de café y té se evaluó al inicio del estudio. Una mediana de seguimiento de 11,4 años para la enfermedad de nueva aparición reveló que 10.053 participantes desarrollaron un accidente cerebrovascular y 5.079 participantes desarrollaron demencia.

El café y el té mostraron asociaciones no lineales con el ictus y la demencia. Más específicamente, la ingesta de café de dos a tres tazas / día o la ingesta de té de tres a cinco tazas / día o una ingesta combinada de cuatro a seis tazas / día se relacionaron con el índice de riesgo (HR) más bajo de accidente cerebrovascular y demencia.

En comparación con las personas que no bebían café o té, los que bebían de dos a tres tazas de café y de dos a tres tazas de té por día tenían un 32% menos de riesgo de accidente cerebrovascular y un 28% menos de riesgo de demencia. Además, el consumo combinado de café y té se relacionó con un menor riesgo de accidente cerebrovascular isquémico y demencia vascular.

El consumo combinado de las bebidas también se asoció con un menor riesgo de demencia posterior al accidente cerebrovascular, con el riesgo más bajo observado en personas que consumen de tres a seis tazas de café y té al día.

Mecanismos subyacentes del papel protector del café y el té.

Varios mecanismos pueden explicar el aparente efecto protector de la ingesta de café y té sobre el accidente cerebrovascular y la demencia. El café contiene cafeína, fenólicos y otros compuestos bioactivos que tienen efectos beneficiosos para la salud. De manera similar, el té consta de cafeína, flavonoides y polifenoles de catequina, todos los cuales han demostrado tener funciones neuroprotectoras que incluyen antiinflamación, estrés antioxidante, inhibición de la agregación beta amiloide y antiapoptosis.

El papel protector combinado de estas dos bebidas puede deberse al beneficio combinado de diferentes antioxidantes y otros contenidos biológicos beneficiosos en estas bebidas. Los polifenoles en el café y el té contienen ácidos hidroxicinámicos y catequinas, que tienen beneficios potenciales como mejorar la función endotelial, antiinflamatorio y resistencia a la insulina.

Estos factores pueden tener un efecto protector combinado sobre la patogenia del accidente cerebrovascular y la demencia. La ingesta de café y té también puede modular conjuntamente la activación de citocinas.

Implicaciones y limitaciones

Los hallazgos del estudio revelan una relación potencialmente beneficiosa entre el consumo de té y café y el riesgo de demencia, accidente cerebrovascular y demencia post accidente cerebrovascular. Los médicos que se centran en la prevención y el tratamiento del accidente cerebrovascular, la demencia y la demencia posterior al accidente cerebrovascular pueden encontrar estas observaciones interesantes y útiles.

Las limitaciones del estudio fueron que el consumo de café y té fue autoinformado al comienzo del estudio y puede no ser un reflejo exacto de los patrones de consumo a largo plazo. Además, los factores de confusión no medidos en los estudios observacionales pueden conducir a estimaciones de efectos sesgadas. Además, todos los participantes eran del UK Biobank, que es representativo de toda la población del Reino Unido.

Conclusiones

Los hallazgos de la corriente mostraron que beber té y café por separado o en combinación se relacionó con un menor riesgo de accidente cerebrovascular y demencia. La ingesta de café solo o en combinación con té se asoció con un menor riesgo de demencia post-ictus.

Aunque los hallazgos demuestran una asociación entre el consumo de café y té y el riesgo de accidente cerebrovascular y demencia, se necesitan más estudios para determinar si esta información puede ayudar a mejorar los resultados de ictus y demencia en el entorno clínico. Se necesitan más ensayos clínicos sobre intervenciones en el estilo de vida para aclarar si las asociaciones observadas entre el consumo de café / té y el riesgo de accidente cerebrovascular y demencia son causales.

El impacto de los cambios en el consumo de té y café a lo largo del tiempo sobre el riesgo de accidente cerebrovascular y demencia también debe investigarse más a fondo.

Referencia de la revista:

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
error: ¡El contenido está protegido!
Ir arriba