mecanismo alzheimer

Nuevo mecanismo del Alzheimer

Investigadores del Instituto de Biomedicina de Sevilla (IBiS) han descubierto un nuevo mecanismo de la enfermedad de Alzheimer que desorganiza los vasos sanguíneos alrededor de las placas amiloides, uno de los rasgos característicos de la enfermedad. El estudio, publicado en la revista internacional Nature Communications, fue liderado por el laboratorio del Dr. Alberto Pascual, del Grupo de Mecanismos de Mantenimiento Neuronal del IBiS y fue realizado principalmente por María Isabel álvarez Vergara y Alicia E. Rosales-Nieves.

Relevancia del hallazgo

La enfermedad de Alzheimer es la principal causa de demencia en todo el mundo. En España, su incidencia está aumentando drásticamente a medida que la población envejece y, sin embargo, lamentablemente, aún se desconoce el origen de la enfermedad.

  • El mecanismo propuesto en este estudio está mediado por la disfunción de un proceso fisiológico, la angiogénesis. Este mecanismo es importante durante el desarrollo para formar los vasos del cerebro y en la edad adulta para revertir posibles daños a vasos preexistentes. El estudio muestra que la enfermedad de Alzheimer induce disfunción de la angiogénesis que provoca la pérdida de vasos en lugar de la formación de nuevos, agravando sin duda la patología. Al identificar las vías moleculares implicadas, se pueden diseñar de forma racional nuevas estrategias terapéuticas para paliar los efectos de esta enfermedad. Los datos también relacionan el Alzheimer familiar (genético) con problemas en la formación de nuevos vasos sanguíneos, destacando la importancia del componente vascular de la enfermedad.

Contenidos relacionados:

Radioterapia, un tratamiento prometedor para las personas con Alzheimer

Tratamientos para la enfermedad de Alzheimer

La destrucción de los vasos sanguíneos complica la enfermedad.

Un rasgo característico de los pacientes de Alzheimer es la acumulación de sustancias altamente tóxicas en su cerebro, conocidas como placas seniles. El cerebro tiene la capacidad de limpiar estas sustancias tóxicas, i.a. a través del transporte a través de la sangre. Así, el hecho de que las placas provoquen la pérdida de los vasos constituye un círculo vicioso: tener menos vasos reduce la capacidad de limpiar el cerebro permitiendo que se acumulen más sustancias tóxicas, que a su vez continúan destruyendo los vasos y empeorando la situación.

El cerebro consume gran parte del oxígeno y los nutrientes del cuerpo. Así, una reducción local en el suministro de estas sustancias a través de la sangre representa una tensión adicional por encima y más allá de la tensión existente debido a la acumulación de sustancias tóxicas.

Referencia:

  1. Alvarez-Vergara, M.I., et al. (2021) Non-productive angiogenesis disassembles Aß plaque-associated blood vessels. Nature Communications. doi.org/10.1038/s41467-021-23337-z.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
error: ¡El contenido está protegido!
Ir arriba