residencias demencia

¿Qué son las “zonas de habilidades para la vida” en las residencias?

Espacios pasivos vs. espacios de compromiso

¿Quién no ha paseado por una residencia y ha dejado a su paso espacios vacíos, rincones que sirven de almacén improvisada o salas donde lo único que una puede hacer es sentarse a esperar que llegue la hora de comer?

El diseño ambiental puede ofrecernos magníficas oportunidades para repensar cada centímetro de una residencia. Cuando hablamos de zonas de habilidades para la vida, estamos hablando de actividad, de participación. Hablamos de algo más que de una sala de terapia o un espacio de gimnasia. Las zonas de habilidades cotidianas son espacios diseñados específicamente para personas con demencia dentro de residencias o centros de día.

Una de sus características es la espontaneidad que permiten a los residentes con demencia, al estar situadas en zonas de paso estratégicas con el objetivo principal de fomentar la participación y el compromiso significativo. Estas zonas de paso “activas” deberían estar disponibles en cualquier espacio de atención a personas con demencia puesto que ofrecen un espacio lleno de oportunidades de participación 24h, independientemente del personal que trabaja allí.

¿Qué debe tener una zona de habilidades para la vida?

Las zonas de habilidades para la vida deben reproducir aquellos elementos que todos vemos o tenemos disponibles en nuestra vida cotidiana. Tienen una amplia relación con las actividades de la vida diaria y, con el objetivo de mantener la autonomía e independencia durante el mayor tiempo posible en las personas con demencia, será vital diseñar estos espacios pensando en estimular habilidades.

Estas “zonas de habilidades para la vida” deberían reproducir cosas que vemos en la vida cotidiana. No es necesario ser ostentosos, sino más bien recordar eso de que “los pequeños detalles son los que marcan la diferencia”. A la hora de diseñar entornos para la demencia debemos tener presente que serán esos pequeños detalles los que permitirán dar sentido a la vida diaria de las personas con demencia. Estos son algunos ejemplos excelentes zonas de habilidades de vida que podemos integrar en una residencia o centro de día de atención a personas con demencia:

Las mejores residencias y centros de día que he visto cuentan con muchas de estas zonas. Si bien podemos encontrar diferentes formas de referirnos a estos espacios, estas zonas siempre son las que crean o eliminan las oportunidades positivas de participación para las personas con demencia de una comunidad. El personal debe mantener estas zonas limpias y organizadas a diario, mientras que los residentes deben ser capaces de interactuar con los objetos y participar en las zonas de vida en cualquier momento, sin necesidad de recibir apoyo del personal.

Caja de memoria costurero.

Estas zonas ofrecen una oportunidad a los residentes para llenar sus días de normalidad. Por ejemplo, un residente con demencia puede entrar a una habitación con una “zona de cocina” y comenzar a reorganizar los cubiertos. Puede poner la mesa y doblar algunos paños de cocina. Estas son tareas que todos hemos hecho y, por encima de todo, son tareas que aportan un sentido de normalidad a nuestras vidas.

Las “zonas de habilidades para la vida” deberían reproducir cosas que vemos en la vida cotidiana.

Las zonas de habilidades para la vida son mi parte favorita a la hora de crear o renovar una residencia o centro que atiende a personas con demencia. Todos necesitamos ocupar nuestro tiempo con cosas que realmente nos importen, y esto es algo que me gusta trabajar con los equipos de profesionales. A veces es un gran reto pero siempre intento generar una toma de conciencia para que estas zonas sean una prioridad para todo el equipo en los centros.

¿Cómo podemos implicar a los profesionales?

La creación de zonas de habilidades para la vida debe entusiasmar a todos por igual. Para ello, resulta fundamental conocer cómo ayudarán a los residentes estas zonas. Es fácil quejarnos porque a menudo  faltan objetos de estos espacios. Inevitablemente, algunos elementos desaparecerán o se romperán. Por lo tanto, debemos asegurarnos de hacer revisiones con frecuencia para ver si debemos reemplazar o comprar nuevos materiales.

Las zonas de habilidades para la vida dan a los residentes una sensación de familiaridad en un lugar desconocido. ¿Las has usado en tu residencia? Puedes compartir qué zonas han sido más exitosas en los comentarios a continuación.

Deja tus comentarios

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies