úlceras por presión

Consejos para cuidadores: prevenir y curar las úlceras por presión

Las úlceras por presión (UPP), también conocidas como úlceras de decúbito o escaras, son una afección cutánea dolorosa que a menudo experimentan las personas mayores con problemas de movilidad. Esta situación puede darse en una persona con demencia que pasa mucho tiempo en una misma posición corriendo el riesgo de UPP debido a la presión constante en una sola parte del cuerpo. Las llagas se pueden formar en cualquier parte del cuerpo y pueden desarrollarse con bastante rapidez. Las úlceras por presión crean un área de daño en forma de cono, por lo que lo que aparece en la superficie de la piel no revela la extensión completa de la llaga. Cuando aparece evidencia en las capas externas de la piel, por lo general, el daño ya ha sido mucho más profundo.

Contenido relacionado: El Método Montessori en demencias

Las úlceras por presión son una afección médica dolorosa y potencialmente muy grave. Son tratables, pero pueden provocar complicaciones médicas si no se manejan adecuadamente. Los primeros signos de irritación de la piel se pueden tratar en casa, pero las úlceras de decúbito más graves deben recibir atención médica profesional. Busca una evaluación profesional para valorar la  úlcera de decúbito y determinar si hay signos de infección presentes. Asegúrate de recibir un diagnóstico adecuado antes de intentar el tratamiento en casa.

Consejos para el cuidador sobre el cuidado de las úlceras por presión

  1. En primer lugar, alivia la presión sobre el área afectada. Cambia la posición en la que se encuentra tu ser querido al menos cada dos horas.
  2. Usa almohadillas de espuma, almohadas o cojines antiescaras para sujetar las partes del cuerpo de manera que distribuyan la presión de manera diferente.
  3. Utiliza un colchón especial que amortigüe y proteja la piel vulnerable. Los colchones de espuma, de aire y de gel se han desarrollado específicamente para tratar las úlceras por presión en las personas mayores.
  4. Limpiar y vendar las heridas adecuadamente. Usa jabones suaves y agua tibia para limpiar la piel lesionada y prevenir infecciones. Cubre las heridas con productos para el cuidado de heridas desarrollados específicamente para crear la barrera de humedad necesaria para proteger las heridas supurantes. El drenaje excesivo puede requerir cambios frecuentes de apósitos.
  5. Mantén la piel hidratada. La piel quebrada es especialmente propensa a ulcerarse. Los pies y las piernas son especialmente propensos a la sequedad. Hidrata la piel de forma suave y constante para reducir la fricción y el estrés. Una ventaja adicional de ayudar a una persona mayor a hidratarse con regularidad es la oportunidad de inspeccionar con frecuencia la piel en busca de puntos calientes donde puedan desarrollarse úlceras por presión.
  6. Incluye una crema protectora a la rutina de cuidado de la incontinencia de tu ser querido. La piel húmeda aumenta el riesgo de úlceras por presión porque se degrada más rápidamente. Si no hay signos de piel rota, aplica un ungüento de barrera para proteger contra la humedad y la irritación.
  7. Una buena nutrición aumenta la inmunidad y promueve la cicatrización de heridas. Muchos cuidadores han notado el poder de las proteínas en la reparación de tejidos. La ingesta adecuada de proteínas contribuye a la recuperación exitosa de la herida.
  8. Considera cuidadosamente las terapias alternativas. Muchos cuidadores recomiendan miel cruda, gel puro de aloe vera y otros remedios caseros; sin embargo, al igual que con cualquier decisión de tratamiento no médico, procede con precaución. No confíes únicamente en estos remedios.
  9. Busca atención médica si el dolor persiste. Las úlceras por presión tienen un alto riesgo de desarrollar una infección grave que puede dañar permanentemente los músculos y los nervios y, finalmente, puede llegar a ser potencialmente mortal.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
error: ¡El contenido está protegido!
Ir arriba