fbpx
uniforme demencia residencias alzheimer

Uniforme en la atención a la demencia, ¿sí o no?

En un contexto donde la pandemia sanitaria por el coronavirus no copaba todos los telediarios, resultaba común encontrarse con cuidadores que usaban uniformes en residencias para personas con demencia (PCD). Lamentablemente, la situación actual ha llevado al extremo este tema, haciendo obligatorio el uso de equipos de protección individual (EPIS) para mantener la seguridad de todos.

Sin embargo, en ese contexto previo al coronavirus, la razón para usar tal atuendo no es evidente. La demencia, de ninguna manera puede considerarse una enfermedad contagiosa o infecciosa; en consecuencia, tales medidas higiénicas que se encuentran en entornos sociosanitarios no son necesariamente adecuadas para la atención de personas con demencia, a menos que se necesite atención médica o apoyos muy específicos.

Procesos sociales involucrados en la vestimenta

El entorno social en el que los individuos evolucionan influye en sus comportamientos al “moldear las normas, imponer patrones de control social, proporcionar o no brindar oportunidades ambientales para participar en comportamientos particulares, reducir o producir estrés y poner restricciones a la elección individual “. El enfoque transaccional, tal como se define en la psicología ambiental y los modelos socioecológicos, enfatizan que tanto el entorno físico como el social influyen poderosamente en el comportamiento. Reducen el estrés en situaciones incómodas, lo que lleva a las personas a adoptar comportamientos saludables y adaptados, o se los percibe como molestos, lo que lleva a comportamientos desadaptativos.

Aunque varios estudios han demostrado cómo la vestimenta podría afectar positivamente la percepción de la imagen profesional, las habilidades y la profesionalidad, otros estudios han demostrado los efectos nocivos de la vestimenta. En cualquier caso, es importante comprender los procesos sociales involucrados en el uso de uniformes en un contexto de servicio comunitario, teniendo en cuenta la situación, el significado simbólico y las expectativas de las personas con o sin demencia y sus familias.

La investigación en cognición social demuestra la importancia de abordar el comportamiento en múltiples niveles de influencia, considerando cómo los factores ambientales sociales y físicos que interactúan configuran simultáneamente los comportamientos. Estos autores también sugieren que estos factores también pueden influir en los resultados de salud y comportamiento al influir en los comportamientos de apoyo o no de apoyo cuando las personas se enfrentan a estresores diarios o eventos estresantes.

Identidad y competencia

Los uniformes pueden afectar la identidad y el comportamiento de las personas que los usan y las expectativas de las personas que los perciben. En diferentes contextos estas variables pueden tener diferentes significados. Estos procesos se refieren principalmente a la maleabilidad del autoconcepto, la teoría del juicio social y el ajuste conductual. El hecho de que una persona use un uniforme de algún tipo puede ayudar a que esa persona se ajuste a una identidad profesional y a las competencias conductuales respectivas requeridas para ese puesto. Empleando mecanismos similares, es probable que la vestimenta también afecte el juicio social y la percepción de la persona que usa el uniforme y, por lo tanto, proporcione señales a otras personas que se relacionan con esa persona en un contexto de cuidado para ajustar su comportamiento en consecuencia.

Varios artículos sugieren que, en un contexto psicoterapéutico, no usar uniformes promueve las habilidades interpersonales entre el personal cuando se trata con pacientes al atenuar el valor simbólico de autoridad del atuendo. Aunque hay poca investigación para confirmar o invalidar esta hipótesis, algunos autores sugieren que usar ropa de calle puede facilitar el compromiso terapéutico del personal y los procesos de empatía.

Obediencia y autoridad

El conocido experimento de Milgram sobre el impacto del uso de uniformes en el comportamiento obediente en un entorno experimental simulado también es instructivo. Aunque Milgram no investigó si usar uniformes influía directamente en la obediencia a la autoridad, una de sus condiciones experimentales lo sugiere implícitamente. En el experimento de Milgram, se les pidió a los sujetos que administraran descargas eléctricas a sus compañeros de acuerdo a si sus compañeros respondían correctamente o no a ciertas preguntas de la prueba. La obediencia disminuyó drásticamente al 20% cuando los experimentadores que hicieron la solicitud se presentaron como civiles ordinarios, mientras que alcanzó más del 60% cuando los experimentadores se presentaron como científicos: los científicos vestían batas blancas, mientras que los civiles vestían ropa informal.

Ambos conceptos, autoridad y obediencia, pueden observarse en contextos y organizaciones médicas. En contextos similares, pueden resultar útiles para mantener el orden y la jerarquía necesarios para que los procedimientos médicos se lleven a cabo de manera eficiente y efectiva. En un estudio sobre el impacto de los uniformes de las enfermeras en las percepciones de la profesionalidad de las enfermeras, se muestra que las poblaciones pediátricas y sus acompañantes adultos no juzgaron las competencias de las enfermeras en función de su atuendo, aunque, en un contexto médico, la calidez del atuendo fue privilegiada.

Uniforme y cuidado de la demencia

Las personas con demencia son particularmente vulnerables y pueden ser abrumadas fácilmente por contextos desconocidos y desorientadores. Las tendencias actuales en el cuidado de la demencia enfatizan la necesidad de promover enfoques centrados en la persona como lo describe Kitwood,  que requieren el cumplimiento de 5 necesidades básicas: apego, identidad, comodidad, ocupación e integración social.

Aunque la tendencia entre los proveedores de atención es promover la atención centrada en la persona y el uso de relaciones sociales entre el personal y las personas con demencia, cuando se discuten las preguntas sobre el uso de uniformes en las unidades de convivencia para personas con demencia, la higiene, la atención y la ética son los temas que se plantean. Las ideas preconcebidas y las falsas creencias sobre el uso de uniformes para el cuidado de la demencia generalmente apuntan a la facilidad de orientación, cura ambiental y cuidado del cuerpo. La renuncia de los cuidadores a la ropa de calle durante las horas de trabajo es común en los servicios comunitarios para personas con demencia. Según la experiencia de los cuidadores, las preocupaciones por la higiene son la explicación más frecuente para continuar usando uniformes.

Si bien algunos autores cuestionan la utilidad de los uniformes para los cuidadores profesionales en los servicios comunitarios para personas con demencia y la congruencia con la atención centrada en la persona, no se han realizado investigaciones sobre la percepción del personal uniformado por las propias PCD, ni su impacto en la calidad de vida y síntomas conductuales y / o cognitivos. Una publicación sobre uniformes en el cuidado de la demencia sugiere que el personal que usaba uniformes era más tranquilizador para que las personas con demencia recibieran atención. Los resultados de googlear “demencia” y “uniformes” en Internet se refieren principalmente a foros de discusión donde las personas expresan opiniones en artículos sobre servicios comunitarios que han introducido algún tipo de uniforme de personal o que, por el contrario, han prescindido de uniformes o minoristas de equipos de atención médica que venden “túnicas para el cuidado de la demencia” o “uniformes médicos” como si el cuidado de las personas con demencia requería equipos específicos de este tipo.

Eval’zheimer es un modelo de intervención psicosocial desarrollado por la Fondation Médéric Alzheimer, en Francia. Su objetivo es adaptar las prácticas de cuidado y el diseño ambiental a la persona con demencia institucionalizada. Este modelo se basa en la suposición general de que factores no farmacológicos como el diseño de interiores y las prácticas de cuidado pueden ayudar a reducir los síntomas de las personas con enfermedad de Alzheimer (EA) . El modelo no solo adopta una atención centrada en la persona y un enfoque de la personalidad, también incita a los cuidadores a considerar la PCD como alter egos de las personas mayores que necesitan un apoyo más exhaustivo a lo largo de la vida diaria. Durante la evaluación del modelo de intervención, se evaluaron prácticas de atención como comidas compartidas y turnos de noche. Todo el personal participó en un programa de formación de 12 sesiones sobre atención de la demencia. Además, se implementó una intervención de diseño ambiental en cada unidad para mejorar la orientación y el bienestar de los residentes.

Para realizar su estudio, los cuidadores en las 2 unidades de convivencia decidieron independientemente no usar uniformes, las cuales sirvieron como grupo experimental, mientras que las otras 2 unidades fueron elegidas para servir como grupos de comparación, con la hipótesis de que no usar uniformes sería más congruente con un diseño ambiental doméstico. Por lo tanto, los experimentadores plantearon la hipótesis de que no usar uniformes influiría positivamente en la calidad de la atención y, por lo tanto, en la calidad de vida de los residentes en las unidades de convivencia.

Se utilizaron las escalas MMSE y QoL-AD (calidad de vida), además de observaciones del personal de las unidades que eligió no usar uniformes.

Resultados

  • Los residentes reconocen a los cuidadores y los felicitan por su atuendo

Los cuidadores informaron que los residentes no tuvieron ningún problema para reconocerlos. También se observó que los residentes eran sensibles a la forma en que se vestían los cuidadores y a menudo los felicitaban por su apariencia. Esto fue muy apreciado por los cuidadores, debido al esfuerzo que habían hecho para elegir su ropa y, a menudo, resultó en el regreso del cumplido y las conversaciones sobre la ropa. También se informó que algunos de los residentes incluso intentaron deducir el estado de ánimo de los cuidadores de acuerdo con la forma en que estaban vestidos y los colores que llevaban.

  • Los residentes ajustan sus comportamientos de acuerdo con el contexto social

Se reconoció que los residentes tendían a comunicarse menos con los cuidadores para pedir un servicio que para entablar una conversación. En general, cuando los cuidadores estaban vestidos de calle, parecían percibir a los residentes como menos exigentes y más independientes. Los cuidadores informaron que los residentes se dedicaban más fácilmente a las actividades cotidianas, como barrer, colocar o limpiar la mesa, ayudar con pequeñas tareas de cocina (por ejemplo, preparar aderezos, preparar un pastel o preparar entrantes), doblar la ropa y preparar su camas. También se informó que la comunicación era menos formal cuando los cuidadores no usaban uniformes que cuando los usaban.

  • A las familias les lleva tiempo acostumbrarse

Al principio, algunos cuidadores informaron que los familiares de ciertos residentes no los conocieron y pensaron que no había cuidadores presentes en la unidad. En consecuencia, algunos de ellos fueron a quejarse directamente a la enfermera jefe y / o a la dirección. Cuando la enfermera jefe y / o la dirección fueron a la unidad con ellos para asegurarse de que los cuidadores estaban con los residentes, les mostraron a las familias dónde estaban los cuidadores. Por lo tanto, se decidió usar tarjetas de identificación para el beneficio de las familias. Las familias, que inicialmente no estaban entusiasmadas con los cuidadores sin uniforme, expresaron su satisfacción con esta práctica. Los cuidadores informaron tener un contacto más general con las familias residentes y en términos más cordiales y agradables.

  • Los cuidadores se sienten más cómodos e interactúan más con los residentes

Los cuidadores informaron que sentían más bienestar y comodidad interactuar con los residentes cuando usaban ropa de calle y se sentían más cercanos a los residentes y sus necesidades, más cómodos conversando sobre temas íntimos. También informaron estar más cómodos alentando a los residentes a participar en actividades de ocio y / o cotidianas. Los cuidadores que vestían ropa de calle indicaron que algunos de sus compañeros de trabajo en otros servicios reaccionaron negativamente ante ellos por no usar uniformes, algunos asumieron que realmente no estaban trabajando y otros creyeron que el personal administrativo mostró preferencia por estos cuidadores. Los cuidadores de las unidades de convivencia que llevaban ropa de calle generalmente interpretan estas actitudes como celos.

  • Más higiénico

La mayoría de los cuidadores estuvieron de acuerdo en que usar los mismos uniformes para el cuidado personal y en las comidas no era higiénico, aspecto que ocurría anteriormente al usar siempre el uniforme. La mayoría de los cuidadores informaron que ellos mismos no aceptarían ser atendidos de esta manera, ni les gustaría a sus familiares. El uso de uniformes se requirió para los momentos cuidado e higiene personal.

Conclusiones

En este estudio, se ha investigado el impacto de usar uniformes o ropa de calle en entornos de atención para personas con demencia. Los resultados cuantitativos del estudio muestran mejores puntuaciones generales de calidad de vida para el grupo de personas con demencia institucionalizadas que experimentaron la vida diaria con cuidadores que no usaban uniformes después del cuidado personal matutino. Los resultados del estudio cualitativo sugieren que no usar uniformes también afecta las habilidades de comunicación y las relaciones entre las personas con demencia y los cuidadores. Los cuidadores que usan ropa de calle después del cuidado personal también parecen estar más satisfechos con su estatus profesional.

Los resultados también indican la importancia de que los administradores de atención en residencias de ancianos analicen cuidadosamente el significado de la renuncia de los miembros del personal a no usar uniformes. Aunque usar uniformes puede ser un motivo de orgullo con respecto al estado profesional de uno, cuando la renuncia a vestirse con ropa de calle durante el cuidado es el resultado de falsas creencias estigmatizadas, esta podría ser la necesidad de modificar las representaciones que los miembros del personal tienen sobre las personas con demencia.

Cuando la reticencia es el resultado de una actitud normativa, puede ser importante discutir con los miembros del personal sus representaciones de lo que es o debería ser un enfoque de atención centrado en la persona. En resumen, no usar uniformes durante el cuidado no es solo una cuestión de “juzgar un libro por su portada”, sino que debe verse como una actitud general hacia la persona con demencia institucionalizada. La vestimenta y los ajustes de comportamiento de los cuidadores de acuerdo con el contexto de cuidado en el que participan también enfatizan la diferencia semántica entre “cuidar” como una actitud humanista y “cuidar” como una habilidad técnica.

 

Referencias:

  1. Charras, K., & Gzil, F. (2013). Judging a Book by Its Cover: Uniforms and Quality of Life in Special Care Units for People With Dementia. American Journal of Alzheimer’s Disease & Other Dementiasr, 450–458. https://doi.org/10.1177/1533317513488915

Deja tus comentarios

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
error: ¡El contenido está protegido!